Publicado el Deja un comentario

Que son los ejercicios de Kegel y como hacerlos

Para que sirven los ejercicios Kegel

Seguro que alguna vez has oido hablar de los ejercicios Kegel, pero ¿realmente sabes qué son? ¿Y para que sirven? Pues son una serie de movimientos pélvicos pensados para entrenar y fortalecer los músculos del suelo pélvico. Los músculos del suelo pélvico son los encargados de sostener el útero, la vejiga, el intestino delgado y el recto en su sitio. Con la edad y en el parto estos músculos de debilitan, y por ello, son tan imprescindibles los ejercicios Kegel en el fortalecimiento de los músculos de esta zona.

Los Beneficios de los ejercicios Kegel

Hacer correctamente los ejercicios con constancia tienen unos beneficios muy buenos en tu salud íntima y en tu vida sexual como:

  • La prevención de la incontinencia urinaria.
  • Evita el desprendimiento de la vejiga con el envejecimiento.
  • Reduce el riesgo de infecciones urinarias.
  • Mejora la calidad de las relaciones sexuales.
  • Aumenta el riego sanguíneo en la vagina.
  • Favorece la lubricación natural.
  • Indirectamente aumenta el placer con orgasmos más intensos.
  • Suaviza los sintomas de la menopausia.

Además los ejercicios Kegel son un excelente combinación con el entrenamiento con bolas chinas. 

Para la mujer es vital disfrutar de una buena salud pélvica y de mejor vida sexual. Para que esto sea así, toma nota de unos pequeños consejos para practicar estos ejercicios correctamente.

Como hacer los ejercicios Kegel

Es normal que al inicio cometas algún error, nadie nace ensañado ¡No desesperes! Tómate las cosas de forma natural. Incluso las más expertas en este tipo de ejercicios a veces meten la pata.

Para las que os estáis iniciando en la práctica de los ejercicios Kegel ahí van una serie de consejos que van a ir fenomenal.

  1. Descubre dónde están los músculos del suelo pélvico.
  2. Vacía la vejiga.
  3. Relajaté en un ambiente tranquilo para que te concentres al 100% en lo que haces.
  4. Para empezar, contrae los músculos pélvico durante 3 segundos y luego relaja. Repítelo unas 10 veces.
  5. Luego contrae durante un segundo y relaja rápido, así hasta unas 25 veces.
  6. Para empezar, contrae los músculos pélvico durante 3 segundos y luego relaja. Repítelo unas 10 veces.
  7. Luego contrae durante un segundo y relaja rápido, así hasta unas 25 veces.
  8. Ahora se complica. Concertraté al máximo e imagina que sujetas algo con la pelvis durante 3 segundos manteniéndolo en esa posición  y relaja. De nuevo repite el ejercicio 10 veces.
  9. Otra vez hecha imaginación. Piensa que lanzas algo con tu pelvis manteniendo la posición otros 3 segundos y luego relajas. Aquí también haces 10 repeticiones.
  10. Y para finalizar, debes imaginar que acaricias un objeto con la pelvis de manera suave manteniendo la posición durante 3 segundos antes de relajar. Vuelve a repetir el ejercicio hasta 10 veces.

¿Y para las más expertas?

No nos olvidamos de tí, si ya tienes una cierta experiencia en el entrenamiento de los ejercicios Kegel ¡no te preocupes! Tenemos una rutina diferente para ti.

  1. Busca el ambiente que te mantenga 100% concentrada durante la rutina.
  2. Túmbate de rodillas con las rodillas dobladas y las plantas de los pies cara a cara.
  3. Has de mantener los músculos de la pelvis y el abdomen lo más relajados posibles.
  4. Ahora debes echar de imaginación. Descubre las paredes interiores de la pelvis e intenta aproxuimarlas lo máximo posible contrayendo los músculos del suelo pélvico.
  5. Para hacer este ejercicio está prohibido contraer el abdomen y los glúteos. Parece difícil pero no lo es cuando consigas el control.
  6. Sigue tu ritmo normal de respiración. No vale contener la respiración.
  7. Las contracciones deben ser realizadas lentamente contando hasta diez y una vez conseguida la contracción, mantenerla contando de nuevo hasta diez.
  8. Una vez contado hasta diez, relaja los músculos y vuelve a empezar tantas veces como desees.

¿Y con qué frecuencia debo realizar los ejercicios Kegel? Tanto si eres novata como con cierta experiencia, lo más recomendable es que los hagas unas tres veces al día variando la posición cada vez, unas veces acostada, otras sentada y otras de pie. 

¡Y ahora con las bolas chinas!

Una vez que tengas cierto dominio con estas rutina combinar el entrenamiento con las bolas vaginales te parecerá chupado, pero no lo es. 

Como te he dicho antes, es posible que cometas algún error, pero no pasa nada ¡vamos a la acción!. Con las bolas chinas puestas es normal la tendencia de los músculos a expulsarlas, tu misión será el contrario a mantenerlas dentro de tu vagina con un efecto como de succión con los músculos. Cuando lo hagas no aprietes ni las nalgas, ni piernas… deben ser el suelo pélvico quien realice el ejercicio. Y sobretodo, mantén un ritmo de respiración normal.

Ahora que ya sabes que son y como hacer los ejercicios Kegel ¡empieza a ejercitar tu suelo pélvico para disfrutar de más placer en el sexo con orgasmos más intensos! Los puedes realizar donde y cuando quieras. La constancia garantiza mayor eficiencia. Los primeros síntomas los notarás al cabo de unas 4 semanas ¿A que esperas? ¡Empieza ya! 🙂

Deja un comentario