Publicado el Deja un comentario

Acabarás amando los lubricantes íntimos

como incorporar los lubricantes íntimos al sexo

Los lubricantes íntimos son un complemento vital en toda experiencia sexual, evita la fricción durante el sexo y maximiza las sensaciones de placer. Y eso es así, no es una creencia, es toda una realidad que debe ser esencial en el sexo. Son una excelente manera de cambiar los juegos en tu vida sexual que debes limitar solo al sexo en pareja, también cuando te masturbas con o sin un juguete sexual.

Aunque mis convicciones dicen que usar lubricantes sexuales durante el sexo es imprescindible, me resulta muy sorprendente aún que haya personas experimentadas como yo que huya o tema del lubricante como una gran herramienta para mejorar del placer. Y la verdad es que hace un tiempo atrás también pensaba igual, renegaba de su uso en mi sexualidad. Pero no pienses, el viaje a la aceptación de su uso no ha sido tan fácil como parece, ahora te digo porqué.

No todos son lubricantes íntimos y cuando decir no

El lubricante íntimo para muchas personas resulta sinónimo de aceite de masaje, de cursilerías y otras historias negativas. Digamos así, su imaginación hace pensar que utilizar un lubricante sexual en sus relaciones les hace sentir mojados y pegajosos, reprimiendo su excitación.

Los lubricantes son aliados del placer, pero no la vía más rápida para llegar al sexo con penetración. Si es así, tu pareja posiblemente está centrado en su placer y no en el tuyo. Hay que utilizarlos a su debido tiempo, para añadir fluidez y diversión mutua en la relación. Bueno, también cuando hay problemas de lubricación, y no me refiero a esos días en que la líbido está baja por falta de apetito sexual. Por mucho lubricante íntimo pongas en tus zonas erógenas el resultado será el mismo ¡nulo placer!

Un lubricante sexual no es un aceite. Aleja esa idea de tu cabeza. Si tu chic@ te propone un tipo de lubricación aceitosa ¡dile no! El aceite no es seguro como lubricante para las vaginas, no arruines el PH vaginal. Si lo haces puedes variar el PH de tu vagina y tener más riesgos de padecer algún tipo de infección o de enfermedad sexual. No te la juegues no merece la pena.

Aprende a decir NO si no es un lubricante sexual

Cuando aceptar el uso de lubricantes sexuales

La negación en aceptar el uso de lubricantes en el sexo de pareja, como hice yo años atrás, solo conseguirás perder una gran ocasión para disfrutar más y mejor. Si tu compañer@ escucha tus preocupaciones en el sexo y se preocupa en saber como hacerte vibrar ¡Ya tienes un punto a favor! Si le planteas el uso de lubricantes sexuales, o es él quien lo plantea, seguro que accederéis a disfrutar de todas sus ventajas en la relación. Verás que gracias al lubricante y a la buena comunicación entre los dos, la experiencia será todo un acontecimiento que debe ser recordado.

¡Ah por cierto! Si te encanta o quieres tener la primera experiencia de sexo anal, el lubricante anal es un imprescindible en este tipo de relaciones sexuales. Con una excelente lubricación anal y con el lubricante adecuado, en este caso los lubricantes anales, son garantía de éxito y placer sin dolor ¡acabarás cantando aleluya!

Mi viaje hasta la aceptación del uso de lubricantes paso por todas estas etapas y gracias a la experiencia con mi pareja acabamos ambos amándolos. Ahora las experiencias sexuales son más intensas y placenteras.

¿Que lubricantes íntimos hay? ¿Y para que son cada uno de ellos?

Llegado al final del viaje, aquí llega otro dilema. Si entras en una tienda erótica online y ¡wowww, cuantos lubricantes!, y te preguntas ¿con cualquiera vale, no? Stop, para un momento. Si con los juguetes sexuales ya tienes una idea aproximada de lo que buscas, con los lubricantes íntimos no pasa lo mismo. Eso pasa porque no se les da la importancia que tienen durante el sexo y van más perdidos que un pulpo en un garage. Pues los hay variados y para cada uno es para un tipo de práctica en concreto. Pero no te preocupes que para eso estoy, para arrojar luz a saber cuál es el mejor lubricante para incorporar a tu vida sexual.

Hay tres tipos principales de lubricantes: de agua, silicona y aceite.

Los lubricantes con base de agua son mi opción preferida. Son geles hechos básicamente de agua, son muy seguros para el cuerpo y no dejan manchas ni residuos. Además son muy fáciles de limpiar. Son los más populares por su facilidad de uso, su compatibilidad con todos los juguetes eróticos y preservativos, y por ser muy asequibles en precio para todos los bolsillos. El único pero que tienen, es si la práctica dura un buen rato habrá que ir aplicando más lubricante. Su textura no es muy densa, proporcionando suaves sensaciones de placer muy húmedas.

Los lubricantes de silicona no penetran en la piel y sus efectos deslizantes duran más. Al estar hechos de silicona su textura es más densa y ofrecen un alto rendimiento de deslizamiento durante toda la práctica sexual, incluso en los juegos bajo el agua. Pero tienen un pero importante, no son fáciles de limpiar y no son compatibles con los juguetes sexuales de silicona ¡los degradan! Así de claro. ¿Otra contrapartida? Pican un poco más al bolsillo, son más caros que los de agua.

Los lubricantes de aceite simplemente no los recomiendo. Si entras en Oohsi verás que lubricantes íntimos de este tipo ¡NO HAY! No solo se llevan fatal con el látex o la silicona, dejan residuos o manchas muy difíciles de limpiar y si se inserta dentro de la vagina hay que limpiar muy a fondo después de la relación, con el riesgo de variar el PH vaginal. Por cierto, no los confundas con los aceites de masaje, son otra cosa.

Para los que os cuesta decidir, hay los lubricantes híbridos. Son combinados con base de agua y de silicona que combinan las bondades de ambos, son un lubricante todo en uno. Muy indicados para los más novatos. Son algo más asequibles en precio que los de silicona y la mayoría son compatibles con preservativos y juguetes eróticos.

¿Qué lubricante es más indicado para practicar el sexo anal?

Primero de todo, no tengas una experiencia de sexo anal sin lubricante ¡duele! Si eres nuevo en esta practica sexual comprar un lubricante adecuado para ello es extremadamente importante.

Los lubricantes anales a base de agua son los más adecuados. Su textura es más densa y duran más que los lubricantes acuosos normales. Su PH es algo diferente al vaginal, por lo que no es recomendable el uso para penetraciones vaginales. Luego no digas que no te aviso.

También los hay de silicona, pero prefiero los acuosos ¡son 100% compatibles con condones y juguetes eróticos anales de silicona! El sexo anal bien hecho es placentero e igual de divertido y excitante cuando se practica con total seguridad, no es cuestión de pasar malos ratos por no poner medidas antes.

Consejos para elegir y usar el mejor lubricante para ti

Mi opción preferida es la elección de lubricantes naturales con componentes 100% orgánicos y de origen vegetal. Asegúrate que cualquier lubricante que escojas no incorpore parabenos, glicerinas, petróleos o conservantes. En el sex shop online para hacer más fácil la elección simplemente hemos eliminado todos esos lubricantes que contengan estos ingredientes o no contengan ingredientes naturales.

¡Ojo con los lubricantes de sabores! Apuesta por los que tengan azucares naturales con base acuosa, son seguros y muy divertidos. Hay muchos que contienen azúcares artificiales y no es cuestión de dejar un regusto algo amargo al final del sexo oral ¡corta mucho el rollo!.

¡Sé generos@ con la lubricación! A lo mejor con una pequeña cantidad te sea suficiente para disfrutar, pero a lo mejor no es así y necesitas más cantidad. No todo el mundo es igual, es una cuestión de sensibilidad y preferencias de cada uno. Hay que encontrar el punto óptimo de lubricación para gozar de las sensaciones ¿Y si te pasas? No pasa nada ¿no dicen que el sexo es imprevisible? Habrá más deslizamiento.

Los lubricantes sexuales naturales acuosos y de silicona, en su mayoría, además de favorecer el deslizamiento sobre la piel de juguetes sexuales o el contacto piel con piel, tienen propiedades hidratantes que incrementan la sensación de bienestar durante y después del sexo. Son un buen agente calmante para después, aliviando dolores e irritaciones que se hayan producido.

Bueno, si antes tenias dudas si utilizar los lubricantes íntimos en tu vida sexual, espero haberte cambiado de idea. Yo en su día me negaba y al final la experiencia me ha demostrado que estaba equivocado, ahora vivo el sexo con mi pareja con más intensidad desde que los incorporé a mi vida sexual.

Por probar no pasa nada, primero pruébalos a solas, notarás como las sensaciones de placer se intensifican. Una vez lo tengas claro, llévalo a tu vida sexual. Antes habla con tu pareja y si está de acuerdo ¡adelante! Os espera un nuevo mundo de sensaciones de placer para compartir ¿Empezamos?

Deja un comentario